Historia

Nuestra Hermandad es fundada el 1 de abril de 1991 por un grupo de jóvenes cofrades de nuestra localidad que apenas superaba la mayoría de edad. Jóvenes que, involucrados en otras Cofradías a través de sus devociones familiares, buscaban un espacio propio dentro del panorama cofradiero egabrense. Los primeros pasos fueron tortuosos, dubitativos, algunos incluso poco afortunados, pero acabaron cristalizando en un proyecto sólido cuyo primer Hermano Mayor fue D. Francisco Toro Camacho.



La Cofradía del Buen Fin establece su sede social en la Parroquia de San Francisco y San Rodrigo Mártir de nuestra localidad con el apoyo decidido e imprescindible de su Párroco, D. Francisco Ramírez Chamizo, que se convierte desde entonces en nuestro Consiliario. La festividad de Ntra. Sra. del Pilar de 1991, la Hermandad recibe la aprobación diocesana de sus Estatutos y así, erigida canónicamente, procesiona por primera vez en la noche del Martes Santo de 1992, junto a la Cofradía de Ntra. Sra. de la Paz, por las calles de la Barriada; hecho que se repite al año siguiente en las mismas condiciones.

Tiempos difíciles vive nuestra Hermandad en aquel año, con una complicada situación económica y social que obliga a una profunda renovación que culmina, en una Asamblea General, con el nombramiento de D. Enrique Jiménez Camúñez como nuevo Hermano Mayor. Desde este momento se inicia un periodo de estabilidad y crecimiento continuo que alcanza hasta nuestros días y devolvió el impulso perdido.

Uno de los primeros pasos de esta nueva Junta de Gobierno fue cumplir lo establecido por sus Reglas y procesionar la noche del Miércoles Santo por Carrera Oficial. En este punto acontece el hecho más decisivo en el futuro de la Cofradía: el contacto con la Congregación Escolapia de nuestra localidad que nos permite iniciar y terminar nuestra Estación de Penitencia desde la Capilla de Capuchinos del Colegio San José; lo cual se produce desde 1994, constituyendo uno de los momentos de mayor emoción de nuestra Semana Mayor por las dimensiones de la puerta que da acceso al patio. En aquel momento se inicia una andadura en común con las RR. MM. Escolapias, realizando los Solemnes Cultos en la Capilla desde 1997, año en que se vuelven a celebrar elecciones en las que resulta reelegido D. Enrique Jiménez como Hermano Mayor. Este periodo se ve caracterizado por un notable enriquecimiento patrimonial y en número de hermanos, consolidando aquel proyecto primitivo.

En 2001, tras la celebración del X aniversario, resulta elegido nuevo Hermano Mayor D. Isidoro Lama Esquinas, abriéndose un tiempo en el que los lazos con el mundo Escolapio se afianzan de modo definitivo, consiguiendo que Nuestra Bendita Imagen permanezca de manera continuada y estable en la Capilla del Colegio y solicitando la concesión oficial del Título Escolapio para la Hermandad. Es de destacar en este periodo, entre otra multitud de acontecimientos, el hecho de que nuestra Cofradía, en noviembre de 2002 asumió la organización del II Encuentro Nacional de Cofradías Penitenciales Escolapias que reúne, cada año, corporaciones cofrades de diferentes puntos de nuestro país. Además se produce un innegable enriquecimiento patrimonial de notable calidad artística, entre los que cabe destacar los actuales respiraderos de nuestro Paso de Palio.

Según marcan los estatutos, se celebran nuevas elecciones en 2005, resultando elegido Hermano Mayor, D. Antonio Jesús Moreno Campos, coordinando una Junta de Gobierno que tuvo como objetivo fundamental establecer un ambicioso proyecto social con la Congregación Escolapia de nuestra localidad y el Colegio San José, que se dio en llamar, nuestra Obra Social. Este proyecto centra desde entonces las actividades de nuestra Cofradía y abarca diferentes ámbitos: formación académica y extraescolar del alumnado, atención psicológica y apoyo al EOE, asesoramiento al claustro y apoyo incondicional a la Comunidad, en especial en lo que tiene que ver con la conservación patrimonial del Castillo de los Condes de Cabra y, en especial, nuestra querida Capilla de Capuchinos.

Resulta reseñable destacar que en esta segunda mitad de la década, la Cofradía de los Estudiantes (vulgo que se aplica a nuestra Hermandad) recibió diferentes reconocimientos, fruto de su trabajo desde 1991, como la distinción de la Fundación Pasión y Cofradías en 2007 y el nombramiento de “Alumnos Beneméritos” de la Fundación Aguilar y Eslava en 2008. Pero por encima de todos estos hechos, lo más reseñable de este periodo es que nuestra Hermandad recibió la Cesión formal del Título Escolapio en mayo de 2008, de manos de la Reverenda Madre Provincial, Madre Pilar Berenjena, título que se incorpora desde entonces a la denominación formal de nuestra Cofradía.

En junio de 2009 se vuelve a abrir periodo electoral en el que resulta elegido como Hermano Mayor D. Francisco Cano Amil. A este proyecto actual de Junta de Gobierno se incorporan de pleno derecho algunos de los jóvenes que cursaba sus estudios de infantil allá por el año 94 cuando la Hermandad llegó al Colegio San José. Se mantiene la Obra Social como eje vertebrador de nuestra realidad cofrade y se inician proyectos de futuro como por ejemplo, la creación de la Asociación Cultural “Piedad y Letras” que pretende convertirse en herramienta de apoyo a la Hermandad y, entre sus primeras actuaciones, acometer la financiación de la talla de Nuestro Padre Jesús Caído.

El contexto de complejidad financiera de los últimos años de la década frenó alguno de los proyectos de crecimiento patrimonial planteados y originó un adelanto del proceso electoral convocándose nueva Asamblea General de Elecciones en 2012 en la que resulta elegido Hermano Mayor, D. Francisco Javier Gómez Mora. En estos años, la Hermandad, siendo consciente de las necesidades de su entorno está potenciando de manera notable su faceta Caritativa en un intento de sufragar, en parte, los efectos de la crisis en algunas familias de nuestra localidad. Pero al margen de esta prioritaria tarea, la Hermandad se involucra en uno de sus proyectos más atractivos que ve la luz en el año 2015. El Museo de Arte Sacro, espacio expositivo gestionado por nuestra Cofradía, ubicado en la Sacristía y otras dependencias de nuestra Capilla de Capuchinos y conveniado con el consorcio turístico "Caminos de Pasión". El Museo de Arte Sacro no sólo expone, en su primera fase, nuestro patrimonio en una intención de divulgación cultural pero también educativa y  evangelizadora, sino que supone la apertura de la Capilla como lugar de encuentro entre nuestros cofrades durante los fines de semana. Y en 2016, es de destacar la celebración del XXV aniversario fundacional, gestionado por una Comisión que nace desde la Junta de Gobierno y que programa una serie de actos entre los que podemos referir el Pontifical de Acción de Gracias del 1 de abril de 2016 (fecha exacta del XXV aniversario), la Cena de Gala, el viaje a Sevilla o el Santo Rosario conjunto con la Hermandad de la Sentencia y Paz del mes de octubre de 2016-

Y así, de nuevo tras cuatro años, la Hermandad se somete a Asamblea general de Elecciones el 8 de octubre de 2016 de la que resulta elegido Bernardo Nicolás Fresnillo Romero como el séptimo Hermano Mayor de nuestra breve pero intensa historia. Por encima de hechos históricos o datos que podrían hacerse interminables, la historia de una Hermandad, es una infinita sucesión de sentimientos, vivencias en común y, en nuestro caso, los mejores años de una juventud ilusionada y comprometida. Las siguientes y emocionantes páginas están aún por escribir y tú puedes ser uno de sus autores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario